Conecte con nosotros

Internacionales

Debate en el Tribunal Supremo de EE. UU. por acceso a la píldora abortiva

Tribunal Supremo
¡Lee y comparte nuestras noticias!

El Tribunal Supremo de Estados Unidos se encuentra en el centro de atención este martes, al escuchar argumentos orales sobre el acceso a la píldora abortiva mifepristona, una cuestión que tiene profundas implicaciones para los derechos reproductivos de las mujeres en el país. La mifepristona, autorizada para su uso en Estados Unidos desde hace más de dos décadas, representa la única manera legal de abortar para miles de mujeres.

Este debate se da en un contexto de crecientes restricciones al acceso al aborto en muchos estados conservadores de Estados Unidos. Desde la eliminación de la protección constitucional al aborto y la doctrina ‘Roe contra Wade‘ por parte del Tribunal Supremo en junio de 2022, numerosos estados han implementado leyes restrictivas que limitan el acceso al aborto, incluso en etapas muy tempranas del embarazo.

En total, 21 estados prohíben o restringen significativamente el procedimiento, lo que obliga a muchas mujeres a viajar a otros estados para acceder a servicios de aborto seguros y legales. Estados como Texas han adoptado medidas extremas, con restricciones totales al aborto y la posibilidad de que ciudadanos demanden a proveedores de servicios de aborto.

La situación ha generado una profunda controversia y preocupación por los riesgos que enfrentan tanto las mujeres como los proveedores de servicios de aborto. La revocación de la doctrina ‘Roe contra Wade’ ha allanado el camino para una proliferación de medidas restrictivas que impactan directamente en la salud y los derechos de las mujeres.

Además de las restricciones legales, se ha observado un aumento en el uso de la píldora abortiva mifepristona como resultado de estas medidas. La mifepristona se ha convertido en una opción crucial para miles de mujeres, representando cerca del 63% de los abortos realizados en Estados Unidos, según datos del Instituto Guttmacher.

El conflicto en el Tribunal Supremo se centra en cambios implementados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en 2016, que facilitaron el acceso a la mifepristona al permitir su prescripción y envío por correo, además de su dispensación en farmacias físicas.

Si bien la decisión final del Tribunal Supremo no se espera hasta junio, este caso ha generado un intenso debate político y social, convirtiéndose en un tema candente en la campaña electoral. El futuro del acceso al aborto en Estados Unidos está en juego, y la decisión del tribunal tendrá un impacto significativo en los derechos reproductivos de las mujeres en el país.