Conecte con nosotros

Portal

Fallece Carlos de Jesús Blanco Ovalles, único menor sobrevivía a incendio en el carnaval de Salcedo

incendio
¡Lee y comparte nuestras noticias!

Carlos de Jesús Blanco Ovalles, el único menor que permanecía ingresado en el Hospital Infantil Regional Universitario Doctor Arturo Grullón De Santiago tras el trágico incendio en el carnaval de Salcedo, ha fallecido. El joven de 12 años sucumbió a una falla multiorgánica y una sepsis grave luego de dos semanas de intensos esfuerzos médicos en la Unidad de Niños Quemados Doctora Thelma Rosario del mencionado centro de salud.

Desde el fatídico 10 de marzo, cuando un incidente durante el carnaval de Salcedo provocó un incendio que afectó a numerosas personas, especialmente a niños, ocho menores han perdido la vida en diferentes centros de atención médica en el país. Carlos, quien presentaba quemaduras de tercer grado en el 80% de su cuerpo, se convierte así en la última víctima de esta lamentable tragedia que ha conmocionado a toda la nación.

Según los informes preliminares, el origen del incendio se remonta a la presencia de fuegos artificiales debajo de la tarima en la cueva de uno de los grupos de carnaval. En un trágico giro de los acontecimientos, los cohetes se encendieron accidentalmente, desatando una cadena de eventos que culminaron en este desastre que ha dejado una profunda huella en la comunidad.

La pérdida de Carlos no solo representa un golpe devastador para su familia y seres queridos, sino que también refleja la magnitud de los riesgos asociados con la negligencia en la manipulación de materiales pirotécnicos y la importancia de reforzar las medidas de seguridad en eventos públicos.

En momentos como este, es crucial reflexionar sobre la fragilidad de la vida y la necesidad de unir esfuerzos para prevenir tragedias similares en el futuro. Las autoridades locales, junto con organizaciones de seguridad y salud, deben trabajar en estrecha colaboración para implementar protocolos más estrictos y garantizar la seguridad de todos los ciudadanos, especialmente de los más jóvenes.

El legado de Carlos, así como el de los otros niños que perdieron la vida en este incidente, debe servir como un recordatorio constante de la importancia de la precaución y la responsabilidad en la organización de eventos públicos. En honor a su memoria, es nuestra responsabilidad colectiva trabajar hacia un futuro donde tragedias como esta sean prevenidas y evitadas en su totalidad.