Conecte con nosotros

Política

Ministerio de Educación se mantiene firme en ajuste salarial del 8% para docentes

¡Lee y comparte nuestras noticias!
Ministerio de Educación

Las negociaciones en curso entre el Ministerio de Educación (Minerd) y la Asociación Dominicana de Maestros (ADP) han vuelto a poner de relieve los desafíos para alcanzar un consenso sobre ajustes salariales para los educadores. A pesar de las extensas discusiones, el Minerd sigue firme en su postura, insistiendo en un aumento salarial del 8%, mientras que la ADP persiste en su exigencia de un aumento del 20%.

La última reunión entre ambas entidades, celebrada en la sede del Ministerio de Educación, duró casi dos horas. El Viceministro de Educación, Frank De Óleo, en representación del Minerd, destacó el compromiso inquebrantable del ministerio con el aumento propuesto del 8%. Esta posición contrasta marcadamente con la firme insistencia del ADP en un aumento mayor.

De Óleo reiteró la adhesión del ministerio a los términos descritos en el acuerdo existente, enfatizando la importancia de cumplir los compromisos, particularmente en relación con el cese de las huelgas docentes, una estipulación clave en el pacto.

A pesar de los intentos de encontrar puntos en común, persisten importantes disparidades entre las partes negociadoras. Si bien el ADP ha mostrado cierta flexibilidad en sus demandas, la cuestión fundamental del ajuste salarial sigue siendo un punto de discordia.

En respuesta a los últimos acontecimientos, la ADP ha reafirmado su compromiso con los términos acordados en julio de 2023. En un comunicado emitido tras la reunión, la asociación reiteró su llamamiento a la implementación inmediata del aumento salarial acordado, junto con otras disposiciones. destinado a abordar el bienestar de los educadores.

La propuesta del ADP no sólo aboga por un aumento salarial sustancial sino que también incluye disposiciones para evaluaciones de desempeño, pagos de incentivos para el personal administrativo y mejores servicios médicos, una indicación de la naturaleza multifacética de las negociaciones en curso.

A pesar del estancamiento, ambas partes siguen abiertas al diálogo, lo que subraya su compromiso de encontrar una solución mutuamente aceptable. Sin embargo, con la inminente movilización del 1 de mayo, es probable que las tensiones aumenten a menos que se logren avances significativos para abordar las preocupaciones planteadas por el ADP.

A medida que continúan las negociaciones, el destino de miles de docentes está en juego, lo que resalta la importancia crítica de alcanzar una resolución oportuna y equitativa que defienda los intereses de todas las partes interesadas involucradas en el sector educativo.