Conecte con nosotros

Portal

República Dominicana extradita a acusado de narcotráfico a EE. UU.

República Dominicana
¡Lee y comparte nuestras noticias!

La República Dominicana, a través de la Procuraduría General de la República (PGR) y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), cumpliendo con los protocolos de extradición, ha entregado al dominicano Carlos Misael Núñez Arias a las autoridades de Estados Unidos. Núñez Arias enfrenta acusaciones relacionadas con narcotráfico y otros delitos en suelo estadounidense.

El proceso de entrega se llevó a cabo en el Aeropuerto Internacional de las Américas, donde Núñez Arias fue custodiado por unidades tácticas de la DNCD antes de ser transferido a las autoridades estadounidenses. Se espera que enfrente las acusaciones presentadas en su contra en un tribunal del Distrito Norte de Virginia Occidental.

Según información proporcionada por las autoridades dominicanas, Núñez Arias está acusado de varios cargos relacionados con el tráfico internacional de drogas, específicamente asociado con la distribución de cinco kilogramos o más de una mezcla o sustancia que contiene cocaína. Su arresto tuvo lugar en enero de este año en el sector de Alma Rosa, municipio Santo Domingo Este, tras una resolución emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia.

La entrega de Núñez Arias forma parte de los esfuerzos más amplios de la República Dominicana en la captura y extradición de fugitivos internacionales. Este acto refleja el compromiso del país caribeño de fortalecer las relaciones con sus países aliados y de cooperar en la lucha contra el crimen transnacional.

El decreto número 65-24, emitido por el Poder Ejecutivo, ha facilitado el proceso de extradición de Núñez Arias, evidenciando el compromiso del gobierno dominicano en la lucha contra el narcotráfico y la cooperación internacional en materia de seguridad.

Este paso subraya la importancia de la colaboración entre naciones en la lucha contra el crimen organizado y refuerza el mensaje de que la República Dominicana no tolera actividades ilícitas en su territorio ni permite que sus ciudadanos evadan la justicia internacional.