Conecte con nosotros

Portal

Descubren millonario almacén de drogas en apartamento del Bronx

apartamento del Bronx
¡Lee y comparte nuestras noticias!

En una operación liderada por agentes de la DEA, se ha revelado un sorprendente hallazgo en un apartamento aparentemente común del Bronx. Juan Rondón, de 60 años, ha sido detenido bajo sospecha de ser un importante traficante de drogas, luego de que las autoridades lo viesen entrar y salir del 3405 de Gates Places con una bolsa.

Al momento de su arresto, Rondón fue encontrado en posesión de cocaína y las llaves del apartamento 2A del mencionado edificio. Sin embargo, lo que más sorprendió a los agentes fue lo que descubrieron dentro del apartamento.

«Una guarida de drogas multimillonaria parecía cualquier apartamento normal hasta que nuestros agentes e investigadores descubrieron compartimentos ocultos en varios muebles llenos de contrabando», señaló Frank Tarentino, agente especial a cargo de la DEA.

Dentro de estos compartimentos secretos, las autoridades encontraron casi 30 libras de cocaína y una impresionante suma de tres millones de dólares en efectivo. Este dinero estaba meticulosamente envuelto en fajos y etiquetado con fechas que abarcaban los últimos años.

Además de la droga y el dinero, se hallaron al menos 10 lujosos relojes, incluyendo marcas como Rolex y Cartier, escondidos en una mesa de noche. Sorprendentemente, a pesar de la magnitud de este alijo, el apartamento no contaba con ningún tipo de equipo de seguridad o fortificación.

Este no es el primer encuentro de Rondón con la ley. De hecho, fue deportado en 2006 por razones que aún no han sido reveladas. Ahora, enfrenta cargos por operar como traficante importante y posesión criminal de una sustancia controlada. El dominicano, con antecedentes previos por delitos relacionados con drogas, ha sido encarcelado sin derecho a fianza y enviado a Rikers Island.

Este sorprendente descubrimiento destaca la importancia del trabajo de las autoridades en la lucha contra el narcotráfico, así como la necesidad de mantener una vigilancia constante sobre actividades ilegales que pueden estar ocurriendo incluso en lugares aparentemente ordinarios.