Conecte con nosotros

Internacionales

Madre enfrenta cargos por la muerte de su hija de 11 meses

cargos
¡Lee y comparte nuestras noticias!

Una tragedia sacude a Nueva York mientras una joven madre, Persia Nelson, de 24 años, se enfrenta a cargos de homicidio involuntario tras la muerte de su pequeña hija de 11 meses. Los informes sugieren que la mujer habría arrojado a su bebé por una tubería inundada, abandonándola para «morir».

Nelson se ha declarado inocente en relación con este incidente que ha conmocionado a todos. La desaparición de la niña fue reportada días antes, lo que desencadenó una búsqueda desesperada liderada por las autoridades locales, el FBI y la Policía del Estado de Nueva York. Trágicamente, la pequeña fue encontrada sin vida en el campus de General Electric.

Según los informes oficiales, Nelson habría arrojado a su bebé en un área inundada de una tubería en el campus de General Electric, a unas tres millas de donde se reportó su desaparición inicialmente.

En medio de esta trágica situación, se ha revelado que la familia del padre de la niña estaba luchando por obtener la custodia. Este dato arroja luz sobre posibles tensiones y conflictos familiares que podrían haber contribuido al trágico desenlace.

La audiencia de Nelson ha establecido una fianza significativa, considerando la posibilidad de que represente un riesgo de fuga. Además, se ha conocido que Nelson tiene otro hijo del cual no tiene custodia y con quien tiene un contacto limitado, lo que añade una capa adicional de preocupación en torno a este caso.

El próximo paso en este proceso legal será la cita en la corte de Nelson, programada para el jueves. Esta cita será crucial para determinar el curso futuro de este caso y garantizar que se haga justicia en nombre de la pequeña víctima.

Es importante recordar que estas son acusaciones y que Nelson tiene derecho a un juicio justo. Mientras tanto, la comunidad permanece consternada por esta terrible pérdida y espera que se esclarezcan los hechos en busca de la verdad y la justicia para la pequeña que ha partido demasiado pronto.