Conecte con nosotros

En este artículo, abordaremos una recomendación específica de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) sobre el uso correcto de la coma en la lengua española. Nos centraremos en la colocación de la coma antes de las conjunciones o locuciones causales como ya que, pues y puesto que, así como el conector que cuando tiene valor causal.

Analizaremos las razones detrás de esta norma gramatical y proporcionaremos ejemplos claros para ilustrar su aplicación tanto en la justificación de hipótesis como en la introducción de explicaciones. Además, discutiremos cómo esta regla se extiende a otros conectores similares, como dado que o debido a, y la importancia de colocar una coma al final de la subordinada cuando estos conectores aparecen al inicio de la oración.

RECOMENDAMOS LEER:La Trinitaria – El Movimiento Más Importante y Visionario

La importancia de la coma en la escritura

La coma es uno de los signos de puntuación más esenciales en la escritura, ya que su correcta utilización puede cambiar por completo el sentido de una oración. En el caso de las conjunciones o locuciones causales como ya que, pues y puesto que, la Ortografía de la lengua española establece que se debe colocar una coma antes de ellas. Esta norma no solo se aplica cuando se justifica una hipótesis, sino también cuando se introduce una explicación del hecho expresado en la oración principal.

Por ejemplo, en la oración «No pudo asistir a la reunión, ya que tenía un compromiso previo», la coma antes de «ya que» ayuda a separar claramente la causa de la acción principal. Sin esta coma, la oración podría resultar confusa o difícil de entender. Del mismo modo, en «Decidió no viajar, pues el clima era desfavorable», la coma antes de «pues» facilita la comprensión al indicar que lo que sigue es una explicación de la decisión tomada.

RECOMENDAMOS LEER:El Hogar San Francisco de Asís – 50 Años Apoyando a Envejecientes

Además, esta regla también se extiende al conector «que» cuando tiene valor causal. Por ejemplo, en «No salió de casa, que estaba lloviendo mucho», la coma antes de «que» señala que la segunda parte de la oración es la causa de la primera. La correcta colocación de la coma en estos casos es fundamental para mantener la claridad y precisión en la comunicación escrita.

Reglas generales sobre el uso de la coma

La coma es un signo de puntuación que indica una pausa breve dentro de una oración. Su uso correcto es fundamental para la claridad y precisión del mensaje escrito. A continuación, se presentan algunas reglas generales sobre el uso de la coma:

RECOMENDAMOS LEER:¿Sabes qué hacer si te muerde un ciempiés? – Guía Rápida
  1. Para separar elementos en una enumeración: La coma se utiliza para separar los distintos elementos de una lista dentro de una oración. Por ejemplo: «Compré manzanas, peras, plátanos y naranjas.»

  2. Antes de conjunciones adversativas: Se coloca una coma antes de las conjunciones adversativas como pero, aunque, sino, sin embargo, no obstante, entre otras. Por ejemplo: «Quería ir al cine, pero no tenía dinero.»

  3. Para aislar incisos o aclaraciones: Los incisos o aclaraciones que se intercalan en una oración deben ir entre comas. Por ejemplo: «Mi hermano, que vive en Madrid, vendrá a visitarnos en verano.»

  4. Después de locuciones conjuntivas iniciales: Cuando locuciones conjuntivas como es decir, en efecto, por lo tanto, en consecuencia, entre otras, aparecen al inicio de una oración, se debe colocar una coma después de ellas. Por ejemplo: «En efecto, la reunión se ha cancelado.»

Estas reglas son esenciales para el uso adecuado de la coma y contribuyen a una mejor comprensión del texto escrito.

Uso de la coma antes de ya que

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) señala que, según la Ortografía de la lengua española, se debe colocar una coma antes de las conjunciones o locuciones causales ya que, pues y puesto que. Esto se aplica tanto cuando se justifica una hipótesis como cuando se introduce una explicación del hecho expresado en la oración principal. Además, esta norma también se extiende al conector que cuando tiene valor causal.

Asimismo, se recuerda que cuando estos conectores y otros similares como dado que o debido a aparecen al inicio de la oración, la subordinada que introducen debe terminar con una coma. La Fundéu BBVA, asesorada por la Real Academia Española, promueve el buen uso del español en los medios de comunicación.

Ejemplos prácticos con ya que

  1. Ejemplo 1: «No pudimos salir a caminar, ya que empezó a llover intensamente.» En este caso, la coma antes de «ya que» introduce la explicación de por qué no se pudo salir a caminar.

  2. Ejemplo 2: «Decidimos cancelar la reunión, ya que muchos de los participantes no podían asistir.» Aquí, la coma antes de «ya que» señala la causa de la cancelación de la reunión.

  3. Ejemplo 3: «El proyecto fue un éxito, ya que todos los miembros del equipo trabajaron arduamente.» En este ejemplo, la coma antes de «ya que» introduce la razón del éxito del proyecto.

  4. Ejemplo 4: «No compré el libro, ya que estaba agotado en la tienda.» La coma antes de «ya que» en esta oración explica la causa de no haber comprado el libro.

Estos ejemplos ilustran cómo el uso de la coma antes de «ya que» ayuda a clarificar la relación causal entre las oraciones, facilitando la comprensión del texto.

Uso de la coma antes de pues

La coma antes de la conjunción causal pues es una norma que a menudo se pasa por alto, pero su correcta aplicación es esencial para la claridad y precisión del texto. Según la Ortografía de la lengua española, esta coma se utiliza para separar la oración principal de la explicación o justificación que sigue. Por ejemplo: «No asistió a la reunión, pues tenía un compromiso previo». Aquí, la coma antes de pues ayuda a distinguir claramente la causa de la acción principal.

Es importante recordar que esta regla no solo se aplica a pues, sino también a otras conjunciones causales como ya que y puesto que. La correcta puntuación en estos casos no solo mejora la legibilidad del texto, sino que también evita posibles malentendidos. Por ejemplo: «Decidió no viajar, ya que el clima era desfavorable» o «No pudo terminar el proyecto, puesto que le faltaba información crucial». En ambos casos, la coma antes de la conjunción causal introduce una explicación que justifica la acción principal.

Ejemplos prácticos con pues

  1. «No pudimos asistir a la reunión, pues teníamos otro compromiso ineludible.» En este caso, la coma antes de «pues» introduce la explicación de por qué no se pudo asistir a la reunión.

  2. «El proyecto fue un éxito, pues todos los miembros del equipo trabajaron arduamente.» Aquí, la coma antes de «pues» señala la causa del éxito del proyecto.

  3. «Decidimos cancelar el viaje, pues las condiciones climáticas eran desfavorables.» La coma antes de «pues» introduce la razón por la cual se tomó la decisión de cancelar el viaje.

  4. «No compré el libro, pues ya lo había leído.» En este ejemplo, la coma antes de «pues» explica la causa de no haber comprado el libro.

Uso de la coma antes de puesto que

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) señala que, según la Ortografía de la lengua española, se debe colocar una coma antes de las conjunciones o locuciones causales ya que, pues y puesto que. Esto se aplica tanto cuando se justifica una hipótesis como cuando se introduce una explicación del hecho expresado en la oración principal.

Por ejemplo, en la oración «No pudimos salir a tiempo, puesto que el tráfico estaba muy congestionado», la coma antes de «puesto que» es necesaria para separar la oración principal de la explicación causal. Esta norma también se extiende al conector que cuando tiene valor causal, como en «No asistió a la reunión, que estaba enfermo».

Además, se recuerda que cuando estos conectores y otros similares como dado que o debido a aparecen al inicio de la oración, la subordinada que introducen debe terminar con una coma. Por ejemplo: «Puesto que el tráfico estaba muy congestionado, no pudimos salir a tiempo».

Ejemplos prácticos con puesto que

Ejemplos prácticos con puesto que

  1. No pudimos salir a caminar, puesto que empezó a llover intensamente. En este caso, la coma antes de «puesto que» introduce la explicación de por qué no se pudo salir a caminar.

  2. La reunión se canceló, puesto que varios de los participantes no pudieron asistir. Aquí, la coma antes de «puesto que» señala la causa de la cancelación de la reunión.

  3. Decidimos quedarnos en casa, puesto que el tráfico estaba muy congestionado. En este ejemplo, la coma antes de «puesto que» introduce la razón por la cual se tomó la decisión de quedarse en casa.

  4. No compré el libro, puesto que ya lo había leído. En este caso, la coma antes de «puesto que» explica la causa de no haber comprado el libro.

Estos ejemplos ilustran cómo el uso de la coma antes de «puesto que» ayuda a clarificar la relación causal entre las oraciones, facilitando la comprensión del texto.

Otros conectores causales y la coma

Además de ya que, pues y puesto que, existen otros conectores causales que también requieren el uso de la coma en determinadas situaciones. Por ejemplo, dado que y debido a son locuciones que, al igual que las mencionadas anteriormente, introducen una causa o justificación y deben ir precedidas de una coma cuando aparecen en medio de una oración.

Es importante recordar que, cuando estos conectores causales se colocan al inicio de la oración, la subordinada que introducen debe terminar con una coma. Esto ayuda a delimitar claramente las partes de la oración y facilita la comprensión del mensaje. Por ejemplo: «Dado que no había suficiente información, decidimos posponer la reunión».

Consejos para evitar errores comunes

Para evitar errores comunes al usar las conjunciones causales ya que, pues y puesto que, es fundamental recordar la regla de la coma. Colocar una coma antes de estas conjunciones no solo mejora la claridad del texto, sino que también se ajusta a las normas establecidas por la Ortografía de la lengua española. Por ejemplo, en la oración «No pudo asistir a la reunión, ya que tenía un compromiso previo», la coma antes de «ya que» ayuda a separar claramente la causa del hecho principal.

Otro aspecto a tener en cuenta es el uso del conector que con valor causal. En frases como «No salió de casa, que estaba lloviendo mucho», la coma antes de «que» es necesaria para indicar la relación de causa y efecto entre las dos partes de la oración. Este uso es similar al de ya que, pues y puesto que, y seguir esta norma contribuye a una redacción más precisa y comprensible.

Además, cuando estos conectores aparecen al inicio de una oración, la subordinada que introducen debe terminar con una coma. Por ejemplo, «Puesto que no había terminado su trabajo, decidió quedarse hasta tarde en la oficina». La coma después de «trabajo» marca el final de la cláusula subordinada y facilita la lectura del texto.

Conclusión

La correcta colocación de la coma antes de las conjunciones y locuciones causales como ya que, pues y puesto que es fundamental para mantener la claridad y precisión en la escritura en español. Esta norma, respaldada por la Ortografía de la lengua española, no solo facilita la comprensión del texto, sino que también asegura que las explicaciones y justificaciones se presenten de manera coherente y ordenada.

Además, es importante recordar que esta regla también se aplica al conector que cuando tiene un valor causal, así como a otras expresiones similares como dado que o debido a. Al seguir estas pautas, los escritores pueden evitar ambigüedades y mejorar la calidad de sus textos, contribuyendo así al buen uso del español en los medios de comunicación y en cualquier contexto escrito.