Conecte con nosotros

Tecnología

Cómo Cambiar o Configurar los DNS en Windows 10 Fácilmente

¡Lee y comparte nuestras noticias!

Aprende a cambiar y configurar los DNS en Windows 10 de manera fácil y rápida para mejorar tu conexión a Internet.

¡Lee y comparte nuestras noticias!

En este artículo, te mostraremos cómo cambiar o configurar los DNS en Windows 10 de manera sencilla. Los DNS, o Sistema de Nombres de Dominio, son esenciales para traducir nombres de dominio en direcciones IP, permitiendo así que tu navegador web acceda a los sitios que deseas visitar. Cambiar los DNS puede mejorar la velocidad de respuesta al buscar páginas web, añadir una capa extra de seguridad y evitar bloqueos de acceso a determinadas páginas.

Te guiaremos paso a paso a través del proceso de acceso a la configuración de Red e Internet en Windows 10, seleccionando la conexión adecuada (ya sea Ethernet o Wi-Fi) y modificando las opciones del adaptador. Además, te explicaremos cómo configurar tanto el Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4) como el Protocolo de Internet versión 6 (TCP/IPv6) si es necesario.

¿Qué son los DNS y por qué cambiarlos?

Los DNS (Domain Name System) son servidores que se encargan de traducir los nombres de dominio de las páginas web a direcciones IP, que son las que realmente utilizan los dispositivos para comunicarse entre sí en la red. Por ejemplo, cuando escribes «www.google.com» en tu navegador, los DNS se encargan de convertir ese nombre en una dirección IP como «172.217.16.196», permitiendo que tu dispositivo se conecte al servidor correcto.

Cambiar los DNS puede ser beneficioso por varias razones. En primer lugar, algunos servidores DNS son más rápidos y eficientes que otros, lo que puede mejorar la velocidad de respuesta al buscar páginas web. Además, ciertos servidores DNS ofrecen características adicionales de seguridad, como la protección contra sitios web maliciosos y el bloqueo de contenido no deseado. Por último, cambiar los DNS puede ayudarte a evitar bloqueos de acceso a determinadas páginas web que puedan estar restringidas por tu proveedor de servicios de Internet (ISP).

Beneficios de cambiar los DNS

Cambiar los DNS en tu sistema puede ofrecer una serie de beneficios significativos. Uno de los más notables es la mejora en la velocidad de respuesta al buscar páginas web. Los servidores DNS predeterminados de tu proveedor de servicios de Internet (ISP) pueden no ser los más rápidos o eficientes. Al optar por servidores DNS públicos y optimizados, como los de Google o Cloudflare, puedes experimentar tiempos de carga más rápidos y una navegación más fluida.

Otro beneficio importante es la adición de una capa extra de seguridad. Algunos servidores DNS públicos ofrecen características avanzadas de seguridad, como la protección contra sitios web maliciosos y el bloqueo de contenido no deseado. Esto puede ayudarte a evitar phishing, malware y otros tipos de amenazas en línea, proporcionando una experiencia de navegación más segura para ti y tu familia.

Además, cambiar los DNS puede ayudarte a evitar bloqueos de acceso a determinadas páginas web. En algunos casos, los ISP pueden restringir el acceso a ciertos sitios por diversas razones. Al utilizar servidores DNS alternativos, puedes eludir estas restricciones y acceder a contenido que de otro modo estaría bloqueado. Esto es especialmente útil en regiones donde la censura en línea es común.

Accediendo a la configuración de Red e Internet

Para comenzar con el proceso de cambiar o configurar los DNS en Windows 10, primero debes acceder a la configuración de Red e Internet. Para ello, haz clic en el botón de Inicio en la esquina inferior izquierda de tu pantalla y selecciona «Configuración» (el icono de engranaje). Una vez dentro del menú de Configuración, selecciona la opción «Red e Internet».

En la ventana de Red e Internet, verás varias opciones en el panel izquierdo, como «Estado», «Ethernet», «Wi-Fi», entre otras. Dependiendo de si estás utilizando una conexión por cable (Ethernet) o una conexión inalámbrica (Wi-Fi), selecciona la opción correspondiente. Por ejemplo, si estás conectado a través de Wi-Fi, haz clic en «Wi-Fi» y luego selecciona «Cambiar opciones del adaptador» en la parte derecha de la ventana. Si estás utilizando una conexión Ethernet, selecciona «Ethernet» y sigue el mismo procedimiento.

Seleccionando la conexión: Ethernet o Wi-Fi

Para comenzar con el proceso de cambiar o configurar los DNS en Windows 10, primero debes identificar si estás utilizando una conexión Ethernet (cableada) o Wi-Fi (inalámbrica). Este paso es crucial ya que las configuraciones de DNS se aplican de manera individual a cada tipo de conexión.

  1. Accede a la Configuración de Red e Internet: Haz clic en el ícono de red en la barra de tareas, generalmente ubicado en la esquina inferior derecha de la pantalla. Luego, selecciona «Configuración de red e Internet». Alternativamente, puedes acceder a esta configuración a través del menú de Configuración de Windows, seleccionando «Red e Internet».

  2. Selecciona tu tipo de conexión: En la ventana de Configuración de red e Internet, verás diferentes opciones en el panel izquierdo. Si estás utilizando una conexión Ethernet, haz clic en «Ethernet». Si estás utilizando una conexión Wi-Fi, selecciona «Wi-Fi». Esto te llevará a una pantalla donde podrás ver las conexiones disponibles y configurarlas según sea necesario.

  3. Cambiar las opciones del adaptador: Una vez que hayas seleccionado tu tipo de conexión, busca y haz clic en «Cambiar opciones del adaptador». Esto abrirá una nueva ventana que muestra todas las conexiones de red disponibles en tu computadora. Aquí, deberás identificar la conexión específica que estás utilizando, ya sea Ethernet o Wi-Fi, y hacer clic derecho sobre ella para acceder a sus propiedades.

Cambiando las opciones del adaptador

Para cambiar las opciones del adaptador en Windows 10, primero debes acceder a la configuración de Red e Internet. Puedes hacerlo haciendo clic en el icono de red en la barra de tareas y seleccionando «Configuración de red e Internet». Una vez dentro, selecciona la opción «Cambiar opciones del adaptador» en el panel lateral izquierdo.

En la ventana que se abre, verás una lista de todas las conexiones de red disponibles en tu equipo. Identifica la conexión que estás utilizando, ya sea Ethernet o Wi-Fi, y haz clic derecho sobre ella. Selecciona «Propiedades» en el menú contextual que aparece. Esto abrirá una nueva ventana con las propiedades de la conexión seleccionada.

Dentro de las propiedades de la conexión, busca y selecciona «Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)» y luego haz clic en el botón «Propiedades». En la nueva ventana que se abre, selecciona la opción «Usar las siguientes direcciones de servidor DNS». Aquí podrás ingresar las direcciones de los servidores DNS que deseas utilizar. Por ejemplo, puedes ingresar 8.8.8.8 y 8.8.4.4 para utilizar los servidores DNS de Google. Una vez ingresadas las direcciones, haz clic en «Aceptar» para guardar los cambios.

Configurando el Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)

Una vez que hayas accedido a las propiedades de tu conexión de red, busca y selecciona la opción «Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)» en la lista de elementos. Luego, haz clic en el botón «Propiedades» para abrir la ventana de configuración del protocolo.

En la ventana de propiedades del Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4), selecciona la opción «Usar las siguientes direcciones de servidor DNS». Esto te permitirá ingresar manualmente las direcciones de los servidores DNS que deseas utilizar. En los campos correspondientes, introduce las direcciones de los servidores DNS preferido y alternativo. Por ejemplo, puedes usar los servidores DNS de Google (8.8.8.8 y 8.8.4.4) o los de Cloudflare (1.1.1.1 y 1.0.0.1).

Una vez que hayas ingresado las direcciones de los servidores DNS, haz clic en «Aceptar» para guardar los cambios. Luego, cierra todas las ventanas abiertas haciendo clic en «Cerrar» o «Aceptar» según corresponda. Para asegurarte de que los cambios se apliquen correctamente, es recomendable reiniciar tu computadora.

Introduciendo las nuevas direcciones de DNS

Una vez que hayas accedido a las propiedades de tu conexión de red y seleccionado el Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4), estarás listo para introducir las nuevas direcciones de DNS. Este paso es crucial para mejorar la velocidad de respuesta al buscar páginas web, añadir una capa extra de seguridad y evitar bloqueos de acceso a determinadas páginas.

En la ventana de propiedades del Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4), selecciona la opción «Usar las siguientes direcciones de servidor DNS». Aquí, podrás introducir las direcciones de los servidores DNS preferido y alternativo. Por ejemplo, si deseas utilizar los servidores DNS de Google, puedes introducir «8.8.8.8» como servidor DNS preferido y «8.8.4.4» como servidor DNS alternativo. Si prefieres utilizar los servidores DNS de Cloudflare, puedes introducir «1.1.1.1» y «1.0.0.1» respectivamente.

Después de introducir las nuevas direcciones de DNS, asegúrate de hacer clic en «Aceptar» para guardar los cambios. Es posible que necesites reiniciar tu conexión de red o incluso tu computadora para que los cambios surtan efecto. Una vez hecho esto, tu sistema debería comenzar a utilizar los nuevos servidores DNS, lo que puede resultar en una navegación web más rápida y segura.

Configuración de DNS para IPv6 (opcional)

Si tu red y proveedor de servicios de Internet (ISP) soportan IPv6, también puedes configurar los DNS para este protocolo. La configuración de DNS para IPv6 sigue un proceso similar al de IPv4, pero con algunas diferencias en las direcciones que se deben ingresar.

Para comenzar, sigue los mismos pasos iniciales que para IPv4: accede a la configuración de Red e Internet, selecciona tu conexión (Ethernet o Wi-Fi) y cambia las opciones del adaptador. Una vez en las propiedades de la conexión, selecciona el Protocolo de Internet versión 6 (TCP/IPv6) y haz clic en «Propiedades».

En la ventana de propiedades de IPv6, selecciona «Usar las siguientes direcciones de servidor DNS» e ingresa las direcciones de DNS preferidas y alternativas. Por ejemplo, si deseas usar los servidores DNS públicos de Google, puedes ingresar «2001:4860:4860::8888» como DNS preferido y «2001:4860:4860::8844» como DNS alternativo. Después de ingresar las direcciones, haz clic en «Aceptar» para guardar los cambios.

Recuerda que no todos los dispositivos y redes están completamente preparados para IPv6, por lo que es posible que no veas una mejora significativa en el rendimiento. Sin embargo, configurar los DNS para IPv6 puede ser beneficioso si tu red lo soporta y deseas estar preparado para el futuro de la conectividad en Internet.

Verificando la nueva configuración de DNS

Una vez que hayas configurado las nuevas direcciones de DNS, es crucial verificar que los cambios se hayan aplicado correctamente y que tu conexión a Internet esté funcionando de manera óptima. Para ello, puedes utilizar varias herramientas y métodos.

Primero, abre una ventana del símbolo del sistema. Puedes hacerlo presionando la tecla de Windows + R, escribiendo «cmd» y presionando Enter. En la ventana del símbolo del sistema, escribe el comando ipconfig /all y presiona Enter. Busca la sección correspondiente a tu adaptador de red (Ethernet o Wi-Fi) y verifica que las direcciones de DNS que configuraste aparezcan en la lista.

Otra forma de comprobar la configuración es utilizando el comando nslookup. Abre nuevamente el símbolo del sistema y escribe nslookup www.google.com. Este comando consultará el servidor DNS para resolver la dirección IP de www.google.com. Si el servidor DNS responde correctamente y muestra una dirección IP, significa que la configuración es correcta y funcional.

Solución de problemas comunes

A veces, después de cambiar los DNS en Windows 10, es posible que experimentes problemas de conectividad o que las páginas web no se carguen correctamente. Aquí te presentamos algunas soluciones comunes para resolver estos problemas:

  1. Verificar la configuración de DNS: Asegúrate de que has ingresado correctamente las direcciones de los servidores DNS. Un error tipográfico puede impedir que tu equipo se conecte a Internet. Revisa las direcciones y corrige cualquier error.

  2. Reiniciar el adaptador de red: Después de cambiar los DNS, es recomendable reiniciar el adaptador de red. Para hacerlo, ve a «Configuración de red e Internet», selecciona «Cambiar opciones del adaptador», haz clic derecho en tu conexión y selecciona «Deshabilitar». Espera unos segundos y luego selecciona «Habilitar».

  3. Limpiar la caché de DNS: A veces, la caché de DNS puede almacenar información antigua que interfiere con la nueva configuración. Abre el símbolo del sistema como administrador y ejecuta el comando ipconfig /flushdns para limpiar la caché de DNS.

  4. Reiniciar el router: Si los problemas persisten, intenta reiniciar tu router. Desconéctalo de la corriente, espera unos 30 segundos y vuelve a conectarlo. Esto puede resolver problemas de conectividad relacionados con el router.

  5. Probar con otros servidores DNS: Si los problemas continúan, prueba con diferentes servidores DNS. Algunos servidores DNS públicos populares son Google DNS (8.8.8.8 y 8.8.4.4) y OpenDNS (208.67.222.222 y 208.67.220.220). Cambia las direcciones y verifica si la conectividad mejora.

Si después de seguir estos pasos aún tienes problemas, puede ser útil contactar con tu proveedor de servicios de Internet para obtener asistencia adicional.

Conclusión

Cambiar o configurar los DNS en Windows 10 es un proceso sencillo que puede traer múltiples beneficios a tu experiencia de navegación. Al optar por servidores DNS más rápidos y seguros, no solo mejorarás la velocidad de carga de las páginas web, sino que también podrás acceder a contenido que podría estar bloqueado por tu proveedor de servicios de Internet. Además, algunos servidores DNS ofrecen características adicionales de seguridad que pueden protegerte contra sitios web maliciosos y otras amenazas en línea.

Es importante recordar que, aunque el proceso es relativamente simple, siempre es recomendable anotar las configuraciones originales antes de hacer cualquier cambio. De esta manera, podrás revertir los ajustes en caso de que experimentes algún problema. Con los pasos detallados en este artículo, ahora tienes las herramientas necesarias para optimizar tu conexión a Internet y disfrutar de una navegación más rápida y segura en tu dispositivo con Windows 10.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *